mallorca es así también

Ya soy pensionista y sigo buscando caminos para expresarme, como durante toda mi vida. Ahora tengo una gran ventaja: más tiempo y más libertad. Lo mio es la naturaleza a la que tengo un tremendo respeto, este dónde este.
Desde hace cincuenta años soy Mallorquina venida de Alemania. En estos años he visto como hemos transformado esta isla tremendamente y sin piedad. Aun así sigue siendo una verdadera joya y quedan muchos sitios dónde la naturaleza aún está intacta.
Son estos sitios, tanto en la costa como en el interior de Mallorca, los que más me atraen. Con los años que disfruto de esta isla y su preciosa naturaleza, aún le encuentro algo nuevo cada día. A veces es un paisaje que me asombra, a veces una flor en el camino que me cautiva y muchas veces se trata de cositas diminutas, que me dicen lo mucho que aún me queda por ver.
Despues de empujoncitos que me dieron algunos amigos para que muestre mis fotografías, me atrevo a iniciar un blog. El objetivo es dar a conocer mis imagenes a las personas a quienes les apetezca.


lunes, 18 de julio de 2011

CAÑAS DE BARRO




……Ufff… me cuesta una barbaridad hoy esto de escribir cuatro palabras.
Esta mañana me han operado de cataratas en un ojo y lo llevo tapado.
Parezco un(a?) pirata.
Mañana ya me quitaran el parche.
El ojo “bueno” no esta nada bien y para ver algo tengo que pegar la nariz a la pantalla del ordenador.

Ya tengo ganas de ver otra vez un poco mas claro, sobretodo el cielo nocturno.

Sobre las fotos de hoy:
Una temporada hice tubos de barro para flautas, colgajos y otros montajes como este “ramo” de cañas.
Ya se me daba muy bien hacer estos tubos bastante rectos en pocos minutos sin contar el acabado.
En este caso les había cerrado en uno de los extremos y pintado con engobes de tonos verdes, grises y azules antes de hornearlos.
Un engobe viene ser como una “natilla de limo de barro” teñido mediante óxidos metálicos o pigmentos para cerámica.
Luego monté las cañas sobre un trozo de madera encontrado en la orilla del mar. Le hice agujeros para clavar alambre dulce grueso y los tubos.

3 comentarios:

Margó dijo...

Me operé de un ojo también hace unos años, una tontería, lo tuve tapado sólo un día, y fué un incordio.. que suerte tener los dos ojos y poder ver todo lo que vemos.. como ese ramo tuyo de barro, me encanta... el revoltijo de las ramas y los colores..guapísimo!!

Feliz quitada de venda.. y no abuses del ordenador estos días.. jaja si puedes!!
un beso

Juan Pérez Escribano dijo...

Una maravilla Erna. Cuidate tus ojitos.

Ramón García Durán dijo...

Espero que esa operación haya ido bien. Confieso que, en cierta medida, ese deseo responde a un egoísmo de mi parte: es que vale la pena observar los primorosos resultados de tu arte. Un abrazo desde Barcelona.