mallorca es así también

Ya soy pensionista y sigo buscando caminos para expresarme, como durante toda mi vida. Ahora tengo una gran ventaja: más tiempo y más libertad. Lo mio es la naturaleza a la que tengo un tremendo respeto, este dónde este.
Desde hace cincuenta años soy Mallorquina venida de Alemania. En estos años he visto como hemos transformado esta isla tremendamente y sin piedad. Aun así sigue siendo una verdadera joya y quedan muchos sitios dónde la naturaleza aún está intacta.
Son estos sitios, tanto en la costa como en el interior de Mallorca, los que más me atraen. Con los años que disfruto de esta isla y su preciosa naturaleza, aún le encuentro algo nuevo cada día. A veces es un paisaje que me asombra, a veces una flor en el camino que me cautiva y muchas veces se trata de cositas diminutas, que me dicen lo mucho que aún me queda por ver.
Despues de empujoncitos que me dieron algunos amigos para que muestre mis fotografías, me atrevo a iniciar un blog. El objetivo es dar a conocer mis imagenes a las personas a quienes les apetezca.


viernes, 1 de octubre de 2010

ESCARABAJO LONGICORNIO



Aterrizó en el parabrisas del coche.
Por lo que he visto es un escarabajo longicornio.
Su cuerpo sin las “antenas” media poco más que 2 centímetros.

jueves, 30 de septiembre de 2010

SIN TIEMPO PARA CONOCERSE




El perrito de mi hermana “Balco” estaba once días en casa.
Pero enseguida adoptó el puesto de guardián.
“Menut” el pequeño ratero mallorquín de enfrente no se lo podía creer.
Estaba muy nervioso y esto que Balco pasó de el.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

martes, 28 de septiembre de 2010

SES COVETES - LA CANTERA







Las canteras abandonadas en algunos lugares en la costa con el tiempo quedan modeladas por las olas y el viento.
A mi me gustan mucho y no me canso de intentar de retener las en mis fotos.
Hace unos días cuando nos fuimos a bañar en la playa Es Trenc cerca de Ses Covetes hice las de hoy.

lunes, 27 de septiembre de 2010

PAJARILLO ACCIDENTADO




Ayer tarde cuando abrí la ventana para fotografiar la puesta del sol me encontré a este pajarillo (Sylvia melanocephala, curruca en castellano y buscaret en nuestras islas) tumbado de espalda en la repisa.
Pienso que habrá chocado contra los vidrios y se quedó trastornado o conmovido.
Su corazón latía muy aprisa.
Le cogí en la mano disfrutando del tacto de su cuerpecillo calentito y sentir su pulso.
Poco a poco volvió en si para volar luego al próximo acebuche.