mallorca es así también

Ya soy pensionista y sigo buscando caminos para expresarme, como durante toda mi vida. Ahora tengo una gran ventaja: más tiempo y más libertad. Lo mio es la naturaleza a la que tengo un tremendo respeto, este dónde este.
Desde hace cincuenta años soy Mallorquina venida de Alemania. En estos años he visto como hemos transformado esta isla tremendamente y sin piedad. Aun así sigue siendo una verdadera joya y quedan muchos sitios dónde la naturaleza aún está intacta.
Son estos sitios, tanto en la costa como en el interior de Mallorca, los que más me atraen. Con los años que disfruto de esta isla y su preciosa naturaleza, aún le encuentro algo nuevo cada día. A veces es un paisaje que me asombra, a veces una flor en el camino que me cautiva y muchas veces se trata de cositas diminutas, que me dicen lo mucho que aún me queda por ver.
Despues de empujoncitos que me dieron algunos amigos para que muestre mis fotografías, me atrevo a iniciar un blog. El objetivo es dar a conocer mis imagenes a las personas a quienes les apetezca.


lunes, 21 de junio de 2010

LA FELICIDAD - y los pajarillos





Muchas veces intentamos explicar hablando entre hermanos o amigos sobre el tema de la felicidad preguntándonos: ¿que es la felicidad?
Llegamos a tantas diferentes conclusiones según la personalidad de cada uno.
Yo siempre defendía que la felicidad son momentos o ratos, a menudo muy efímeros y un tanto difíciles de definir.
Vivo muchos momentos de felicidad. Me basta con poco: ver algo hermoso, como cierta flor, una puesta de sol, un paisaje, algunas obras de arte, escuchar o leer palabras agradables, tener contacto con personas queridas, escuchar reír y ver jugar a los niños, escuchar una música bonita o una risa sincera y mil cosas mas.

Hoy al mediodía he vivido unos instantes de máxima felicidad.
Fui a observar los pajarillos pequeños de los Papamoscas grises y hacerles una foto como cada día (antes de que se fueran volando) subida a una escalera disimulada con toallas verdes, que tengo allí puesta a una distancia prudencial.
Recogí la ropa del tendedero mientras los padres Papamoscas me observaban.
En esto he visto volar muy bajo una libélula grande preciosa (Anax imperator) sobre el estanque y la vi en peligro por los pájaros. En este momento saltaba una rana a por ella pero falló y la libélula se fue.
Estos instantes, presenciando tanta vida con los animales en mi pequeño mundo y además flotando dos flores de nenúfar blanco sobre el agua, me produjeron una sensación de felicidad indescrible.

3 comentarios:

Karmen dijo...

Dios mio, ¡qué preciosidad de pajarillos! ¿son estos a los que te referías en mi blog?

¿sabes? acabas de compartir ese momento de felicidad con todos los que asomamos la nariz por aquí. Gracias porque es una muestra de generosidad que no todos sabemos tener :)

Saluditos, Erna.

Margot dijo...

Bueno, no se si abrá algo tan alegre como los pajarinos.. parecen tan inocentes... me encanta obsevarlos...y me causan mucha risa a veces.

Luzia dijo...

They are really lovely! Greetings from Luzia.